Los días en el “primer mundo” de un tipo tercermundista.

Hace 2 años mi novia y yo nos mudamos de Querétaro a Barcelona. Y unos días antes de partir, en el lugar donde hasta ese momento trabajaba mi jefe anunciaba a mis compañeros: “...Nos deja para irse al primer mundo…” Me quedé pensando, ¿realmente me voy al primer mundo? ¿Barcelona es parte del primer mundo? Pero entonces ¿Qué putas es el primer mundo?

Un día los tatuajes murieron…

¿Qué les pasó a los tatuajes? No sé si soy yo que cambié o al igual que los héroes, las ilusiones y sueños de la infancia; los tatuajes perdieron su magia, identidad y esencia.

Un día normal

"Los matrimonios igualitarios y la diversidad sexual no deberían estar permitidos, porque la unión de una pareja del mismo sexo y las relaciones fuera de lo heterosexualidad simplemente no son algo normal".

Un día fui a París y la odié

Una de las cosas que mi novia y yo habíamos planeado al mudarnos a Barcelona era visitar otras ciudades de Europa y París era visita obligada; sobretodo porque "Viajes Esteya", la guía parisina del tercermundista impresionable, nos había invitado a visitarla en tan idílico y aspiracional lugar. Lo que en un primer intento había resultado imposible a causa de una nevada destructora de sueños y saboteadora de planes, por fin pudo lograrse. Fuimos a París, y si me lo permiten les quiero compartir por qué para mí en esta fugaz e ignorante experiencia, a esta ciudad no queda más que odiarla.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑